Autoridad del Transporte Urbano: ATU, ¡sí se pudo! regresar

LA HORA PUNTA DEL TRANSPORTE

El caos vehicular se ha convertido en la peor pesadilla que a diario vivimos millones de peruanos que nos transportamos en Lima y Callao.

Con más de 152 mil unidades, el transporte público urbano en dichas comunas representa el segundo más grave problema para los ciudadanos, después de la inseguridad ciudadana.

Las causas del tráfico son muchas y diversas. Desde la saturación de nuestras pistas por vehículos pesados hasta la ejecución de obras de construcción sin planificación municipal.

Esto no solo nos hace perder entre 2 y 4 horas diarias al momento de trasladarnos, sino también nos genera estrés, ansiedad, contaminación ambiental y sonora; costándole al país más de mil de millones de dólares al año.

Si bien Lima ha adoptado medidas para disminuir las horas pico: con el Metropolitano, el Metro o los Corredores. Tenemos que las mismas no han sido suficientes, debido a que no fueron concebidas para formar parte de un sistema integrado de transporte. 

Es ante esa necesidad que propusimos, desde hace varios años atrás, la creación de una Autoridad de Transporte Urbano para Lima y Callao (ATU), como entidad autónoma que regule y unifique rutas, infraestructura y tarifas en favor de nuestra población.

Hoy dicha iniciativa ya se encuentra aprobada por el Congreso de la República. Siendo de responsabilidad del Ejecutivo su pronta promulgación para que sea una realidad.

¿Pero qué ganamos con la ATU? En primer lugar, ORDEN, pues tendremos un sistema que fiscalice, promueva inversiones y ejecute obras en materia de transporte; que no solo mejore la calidad del servicio sino también nos libere de la informalidad y desorganización.

También ganamos TIEMPO Y DINERO, ya que el servicio de transporte se realizará de forma coordinada, con tiempos de espera mínimos en paraderos y con un pago único que podrá ser subvencionado en beneficio de los bolsillos de los peruanos que menos tienen.

Además, ganaremos EFICIENCIA debido a que los usuarios reducirán considerablemente los tiempos de viaje con mejores buses e instalaciones; lo cual colocará a Lima y Callao a la altura de ciudades como Bogotá, Santiago o México D.F.

Pero este es solo un primer paso. Lo siguiente es que esta experiencia pueda ser replicada a nivel nacional. Y así tener un transporte público de calidad, eficiente y seguro. Sin horas punta. Sin accidentes. Sin muertes.  

Luciana en Acción